EN EL OTOÑO DE MI VIDA.

Por Pedro Richardson.
Al inicial Agosto también empiezo a recorrer el Otoño de mi vida dejando hojas muertas en los recodos que han servido de abono para fertilizar los huertos en donde sembramos semillas nutrientes que hoy se levantan esbeltas procurando su espacio vital.

Sin la energía de los años mozos pero con la firmeza de las convicciones que han normado mi vida, a diario sigo tejiendo sueños, hilvanando ideas y poniendo pasión y garras para su concreción.

Soy inmensamente feliz y vivo agradecido de Dios porque en su infinita bondad ha llenado mi vida de detalles pequeños en los que me regodeo e inundan mi espacio de luz y color.

Curtido en el combate aprieto firmemente el fusil de la esperanza seguro de que al llegar la parca otras manos sostendrán este esfuerzo por darnos una sociedad de ciudadanos en donde el bienestar social sea un estilo de vida más que una aspiración común .

Diabético, hipertenso, y con otros achaques espero de pie cada día los rayos del Sol y en la nocturnidad más oscura intento darle voz al silencio, besar con deleite y ambrosía tu protuberancia nacida después del nacimiento , estremecerme al sentirte derramarte en cada poro de mi piel en febril carrera por besar tu voz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here