LA PATERNIDAD ESPIRITUAL.

 

Por el Pastor:  Andrés Martínez

¿Es bíblica?, ¿Qué dijo Jesús?

Muchas veces he escuchado en los últimos tiempos. Y he tomado el tiempo para mostrarles lo que la Biblia dice.
¡No existe la Paternidad Espiritual! Por ende, tampoco es bíblica, inclusive Jesús la rechazó.

En Mateo 23 encontramos una descripción tremenda acerca del tema en cuestión. En este Mateo describe como Jesús expuso la vanidad y tiranía de los saduceos y fariseos de su tiempo.

Jesús reprueba la “paternidad espiritual” de los rabinos.

Mientras Jesús habla a la multitud y a sus discípulos denunciando las practicas vanas y corruptas de los maestros de la Cátedra de Moisés en las sinagogas, aborda la mal llamada “paternidad espiritual”.
Verso 7, que por cierto detalla características muy familiares en nuestros días, a los presumidos les encanta que les llamen por el título, a los rabinos “rabí” (que significa mi maestro).

Y sí por casualidad ha conocido a uno de estos líderes que exigen se le llame por “Profeta y/o Apóstol” porque supuestamente se lo han ganado, probablemente este mensaje de exhortación y reflexión sea para él o ella).

Entre los versos 8 al 10, encontramos nuestro punto sobre la Paternidad Espiritual. Cuando un rabino no era llamado “rabí [Mi Maestro]”, también era llamado “Papá”. El Señor Jesús advierte inmediatamente en contra de estas posturas, y nos dice de hecho, que a nadie de esos “rimbombantes” les llamemos: “ni mi maestro, ni mi papá”.

“Jesús desaprobó el gusto que sentían muchos fariseos en hacerse llamar “rabbí”. Y añade: “No llaméis a nadie Padre vuestro en la tierra – [abba] era entonces otro título corriente, porque uno sólo es vuestro Padre: el del cielo”

De esta manera entiéndase que cada ministro de la Palabra del Señor no debería verse afectado sí le tratan de “hermano” en lugar del título de “Pastor, Profeta, Apóstol o cualquier otro”. Jesús explicó en el verso 11: “el que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo”. (RV1960)

Por eso la mayoría de hermanos de las escuelas ortodoxas del cristianismo, llaman a sus ministros “Siervo, Obrero y/o Hermano”.

Y definitivamente, esto ni quita ni pone más… Sin embargo, como hemos visto, debido a sus “concupiscencia” parece ser prueba para algunos.

Todos esos alucinados el Señor les reprende en el verso 12: “porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido”. (RV1960)

Además, el Señor Dios dijo al grande profeta Isaías:
“ Poco es para mí que Tú seas mi siervo”. (Isaías 49:6 RV 1960)
Y de remate añade: “Así también cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos Inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos…”. (Lucas 17:10 RV 1960)
Confusión con el pasaje de Gálatas del Apóstol Pablo
«Hijitos míos», llamó el apóstol Pablo a los galatas cuando escribió en el capítulo 4 verso 19 de su carta Gálatas. “Por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros”, continúo. (Gátalas 4:19 RV 1960)

En ninguna manera el texto se refiere a un “padre pariendo”, naturalmente que no tiene sentido pensar en un hombre sino en una “madre”. En cierta manera tendría sentido que hablando bíblicamente nos refiriéramos al tema como “Maternidad Espiritual”. Somos como mujeres espirituales pariendo ovejas que van pariendo otras ovejas, una amada doncella que espera el retorno de su amado para convertirse en su esposa (Israel y La Iglesia, un solo pueblo), y el Señor en su esposo, luego de ser desposado en las bodas del Cordero de Dios.

Nada de lo que he presentado ante ustedes tiene sentido bíblico para reclamar auto denominarse “Padre Espiritual”.

Lastimosamente, lo digo por los maestros del Nuevo Movimiento Apostólico y Profético que sigue distorsionando el mensaje del contexto y tergiversando a sus ovejas con estas enseñanzas lava cerebros. Convirtiéndolos en sus subyugados para servirles.

Para estos “estafadores de la fe” nuestro Señor Jesús emitió los ¡4 Ay!, ellos ya tienen su recompensa.

13 Mas ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando.

14 Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones; por esto recibiréis mayor condenación.

15 Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros.

16 !!Ay de vosotros, guías ciegos! que decís: Si alguno jura por el templo, no es nada; pero si alguno jura por el oro del templo, es deudor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here